Blog que repasa la actualidad taurina de Almería, Andalucia y España. La opinión crítica e independiente sobre el mundo de los toros. Por Alberto Gutiérrez.

5 de junio de 2009

Qué grande es esto del toreo


Grande, grande, grande Esplá. Qué derroche de torería en su despedida de Madrid. Qué manera de torear a una res tan brava como el propio diestro alicantino. Nos hemos emocionado todos. Se nos han puesto los pelos de punta, algunos han llorado, otros hemos estado a punto, después de que Esplá, treinta y tres años de alternativa sobre sus añejas hombreras, haya cuajado la mejor faena de su vida, la más honda y profunda, tan preñada de arte como de empaque, de conocimiento y de técnica. Qué grande es esto del toreo.

He visto muchas tardes a Esplá. Buenas y malas tardes. Abundaron las malas, en las que se refugiaba en sus artificios para embolicar a muchos aficionados. Ha sido tan listo que a toros extraordinarios los ha hecho ver al público como toros mediocres, toreando con la muleta retrasada, tocándole las orejas a los astados, etc.

Pero lo de hoy ha sido distinto, sideralmente distinto. Esta tarde, Esplá ha dictado una lección de torería, de poderle a un toro encastado y bravo, y todo ello bajo la premisa de una tauromaquia pura, limpia, sin aristas. Las series en redondo, soberbias; los naturales, eternos; los pases de pecho, majestuosos. Los olés que he pegado en mi casa creo que se han escuchado en todo el vecindario. Como si estuviera en la plaza.

Recuerdo otra tarde épica de Esplá en Madrid. Fue en una feria de otoño -como he comentado con mi amigo Juan Pérez Alarcón esta tarde-, después de que los Lozano, según creo recordar, le negaran su presencia en San Isidro. Ese día, el torero desbordó el vaso. Y ese día, igual que hoy, quedó grabado en mi mente para siempre. Por eso, a pesar de esas tardes olvidables a las que hacía mención antes, despido a Esplá con un TORERO, TORERO.

Qué grande es esto del toreo.




3 comentarios:

P.Pastor dijo...

Una despedida así, como la de hoy en Las Ventas, vale por toda una vida. Estas cosas también las tiene esta bendita Fiesta. Especialmente me ha emocionado que Esplá de quien primero se ha acordado ha sido de ese magnífico toro que le tocó en suerte. Eso es de torero y, sobre todo, de gran aficionado.

Un abrazo

BLOG DE ACTUALIDAD TAURINA dijo...

Pepe, no puedo estar más de acuerdo. Esplá ha sido muy generoso y muy torero con ese gesto hacia el gran toro de Victoriano del Río. Estas tardes borran todos los tostones anteriores que uno se tiene que tragar. Los aficionados somos muchas veces muy sufridores, pero cuando ocurre algo, cuando salta la chispa, lo disfrutamos más que nadie. En mi caso, cuando comencé a aficionarme a los quince años -no había antecedentes en mi familia, fue generación espontánea- me emocionaban muchas faenas, ya no recuerdo si eran buenas, malas o regulares. Luego escuché a los viejos toreros -Pepe Luís, Manolo Vázquez, Antoñete...- que venían a los cursos de verano de Aguadulce -por cierto, en esos momentos no me enteraba de muchas cosas, pero escuchaba atentamente-, leí todo lo que se podía leer y, casualmente, en la plaza ya no ovacionaba tantas faenas como al principio. El conocimiento de la tauromaquia provocó ese "desencanto", si lo podemos llamar así, pero a la vez descubrí lo puro y lo verdadero, la grandeza de la Fiesta cuando se conjuntan los astros, que diría nuestra líder espiritual Leire Pajín. A partir de entonces, disfruto como nadie cuando un torero dicta una clase magistral como la de ayer de Esplá o como el otro día Morante con la capa. En fin, me he metido en terrenos casi filosóficos sobre el conocimiento y el toreo, lo que equivaldría a cualquier arte o ámbito de la vida. En definitiva, quiero decir que nosotros, los aficionados impenitentes, gozamos estas cosas como nadie. Y eso, indudablemente, es un privilegio.
Un abrazo,
Alberto

P.Pastor dijo...

Pues sí, querido Alberto, por eso el toreo es grandeza
Un abrazo