Blog que repasa la actualidad taurina de Almería, Andalucia y España. La opinión crítica e independiente sobre el mundo de los toros. Por Alberto Gutiérrez.

16 de marzo de 2009

¿Arrebata José Tomás?


Esta es la pregunta que me hago tras ver el video de las dos faenas de Valencia. Reconozco la puesta en escena del madrileño, su forma de presentar la muleta y, por supuesto, su quietud, pero no veo asomarse por ningún lado el empaque, la profundidad, la magia, el sabor y el valor seco con el que antiguamente deslizaba los engaños hasta más allá de la cadera y con el toro barriendo la arena a pocos centímetros de su cuerpo. Eso no lo veo, por más que lo intento. Está perfilero como Rivera Ordóñez.

Por tanto, el José Tomás de 2009 se parece mucho al de 2008. Es cierto que en algunos pasajes de sus faenas se advierte la conocida grandeza -quien tuvo retuvo-, pero no es suficiente para quien está llamado a ser un torero de época.

Lo del brindis a Paco Camino es anecdótico. Ya he comentado lo que me parece la actitud de ambos y Morante de la Puebla. Los tres diestros en activo deberían dirimir sus diferencias en una plaza de relieve y con toros de trapío. Eso es lo que se hacía antes. Cuando había orgullo y casta. Hoy se llevan más los vetos.

3 comentarios:

El Criticón dijo...

Si llevás razón amigo Alberto. Pero creo que éste Tomás se va pareciendo más al que todos esperamos.Ya no es atropellado como antes y adecua más las distancias a las características del toro. Si observas el vídeo de Valencia deja la muleta puesta en cada pase llevando más tapado al toro, y cargando la suerte.
Un cordial saludo

BLOG DE ACTUALIDAD TAURINA dijo...

Estimado Pepe, estoy de acuerdo contigo en que se advierten algunas mejorías en el toreo de José Tomás. El año pasado estaba excesivamente torpe y pasado de revoluciones. Lo que pasa es que yo he visto la perfección en sus faenas de muleta. Nunca he visto torear mejor. Vi sus mejores tardes en Madrid y creo que eso es inigualable. De verdad que aquello me pareció escandalosamente sublime, y se me antoja una quimera que José Tomás vuelva a alcanzar alguna vez el mismo grado de grandeza. Ojalá me equivoque: por eso sigo yendo a las plazas a verle, para errar en mis presagios, para emocionarme como en aquel trienio de finales de los noventa que marcó un antes y un después en la tauromaquia. Tanto es así que años después surgirían diestros como Talavante, Castella, etc., que se afianzarían sobre los cimientos de las cercanías, pero no de las establecidas por Paco Ojedas, sino por las de Tomás.
Las corridas de toros hoy no se entienden sin el componente trágico que ha impuesto el madrileño. De eso podríamos discutir mucho un día con una cerveza en la mano.
Un saludo,
Alberto

Perez@larcon dijo...

Esto con los dos, pero me quedo con lo que dioce Alberto, me falta algo, una pizca de sentimiento, de gusto, de algo....De todas formas esa colocación la va mejorando. Que aprenda Talavante....que de eso hablaremos otro dia.