Blog que repasa la actualidad taurina de Almería, Andalucia y España. La opinión crítica e independiente sobre el mundo de los toros. Por Alberto Gutiérrez.

10 de noviembre de 2009

A Pepe Pastor

Querido Pepe Pastor:

El otro día recibí un mensaje tuyo en el que nos contabas que te ibas de la blogosfera del taurineo para ver, oir y contar otras cosas que no fueran toros ahumados y moribundos. Entiendo tu decisión, producto del desánimo, de la desazón y de la indigencia intelectual de quienes gobiernan esta fiesta que no pasará a otras generaciones y que morirá por la codicia humana, si no lo remediamos.

Entiendo tu decisión, porque yo mismo he pensado lo mismo cuando ha concluido la última feria de Almería, escenario de una fiesta indigna que el otro día trató de almibararse en una conferencia de palmadas en la espalda y "el año que viene lo haremos mejor". No, los taurinos -toreros, empresarios y ganaderos- están fagocitando aquello con lo que soñamos quienes nos iniciamos en el espectáculo, ése que transmitía pasiones inescrutables, faenas inverosímiles, pases que quedaron en nuestra retina por siempre jamás amén.

Sin embargo, Pepe, te animo a que reconsideres tu postura. Pues aficionados como tú son muy necesarios en la fiesta de los toros. Lo que no pueden conseguir los taurinos es quitarnos la libertad de expresión, el derecho al pataleo. Y sé que te vas porque estás harto, igual que lo estamos muchos, estafados tarde tras tarde, día tras día. Pero, nosotros, humildemente, tenemos la obligación moral, aunque sea a través de los blogs, de decir nuestra verdad, que puede estar equivocada, por supuesto, pero es nuestra verdad.

Pepe, tienes que volver. Te lo pide un amigo y un aficionado de treinta y tres años que, tal vez, por qué no, algún día también podría tomar la misma decisión que tú. Porque, como te digo, la entiendo. A nadie le gusta que le estafen. Con todo, tenemos que luchar. Somos muchos los que denunciamos el fraude, los que despreciamos a los periodistas áulicos que tributan bondadosas crónicas a la nada y al escombro. Y en tu blog, junto a José Daniel Rojo y otros colaboradores, tú has contribuido a destapar la verdad, a contar la versión real de lo que pasa en los ruedos, más allá de lo que nos diga un juntapalabras amigo de los toreros y ganaderos.

En fin, Pepe, espero que lo reconsideres. Porque te vamos a echar de menos. En la fiesta hay personas que parecen invisibles, pero que son imprescindibles. Tú eres una de esas personas.

Un abrazo y tomes la decisión que tomes la entenderé. Pero, ¡vuelve! :-)
Alberto

5 comentarios:

José Daniel Rojo dijo...

Amigo Alberto, gracias por las palabras que dedicas a mi compañero Pepe Pastor. Espero que tras leer tu escrito recapacite y te haga caso...porque yo no he sido capaz de retenerlo. No obstante, sigo en el empeño y te puedo asegurar que no pararé hasta que lo consiga.
Un abrazo.

José Daniel Rojo

Perez@larcón dijo...

Alberto, enhorabuena por este artículo muy merecido para un aficionado cabal y serio.
Espero que recapacite de su decisión.
A José Daniel Rojo expresarle que tenga animos para suplicarle todos los dias que vuelva a su maginifico blog.

Un saludos a todos

Pepe Pastor dijo...

Queridos amigos, no merezco en absoluto los halagos que me habéis hecho, pero los agradezco porque me reconfortan al saber que tengo tan buenos amigos, aunque incluso a algunos no os conozca personalmente. No hace falta, aunque lo desearía, para poder daros el abrazo que os merecéis. Digo que no hace falta, porque a través de leernos mutuamente, de expresarnos y de plasmar en nuestros blogs nuestras opiniones, no sólo he comprobado que nos une la misma filosofía de la Tauromaquia, de la Fiesta de los Toros que defendemos, sino también que detrás de esas letras están unas grandes personas. Y estoy seguro de no equivocarme.

Estoy harto, la gota ha colmado el vaso, esta Fiesta me aburre, me revuelve las tripas, ha dejado de interesarme como antes, o casi ya nada me importa, y mantener el blog se había convertido para mí en un verdadero suplicio. Ya no había interés, ni pasión, ni prácticamente nada que me sirviera como aliciente para seguir adelante. Ya no puedo aguantar más ultrajes al toro bravo, humillado, afeitado, drogado, descastado, vilipendiado. ¡Harto de que se le falte el respeto! Harto de tanta mentira, de tanto cuento torero, de tanto vendido, de tanto golfo y mentecato... En fin, ya sabéis a que me refiero.

Hoy me declaro, y lo he hecho públicamente, antitaurino contra esta pseudo fiesta moderna. Pero por respeto a una de las personas que más he querido en mi vida, mi abuelo materno, que me la transmitió y me enseño que el toreo era grandeza, he decidido también no seguir porque mi posición ante esta fiesta actual me estaba convirtiendo en un beligerante y cruel antitaurino, con otros argumentos que los de los anti animalistas es cierto, pero también lo es que con el propósito de contribuir a su muerte. Y no puedo hacerlo, porque ha sido mi pasión, en cierto modo me apasiona su recuerdo, y al igual que aquella fue pasión y amor para aquella persona querida y lo es para muchos buenos aficionados como vosotros, por respeto a él, a vosotros y al pasado de la Fiesta, he preferido retirarme, al igual que él lo hizo en su momento de los tendidos.

He tenido la gran suerte de que el blog, al que supondréis el cariño que le tengo, queda en las mejores manos, en las de José Daniel Rojo, entrañable joven amigo que me ha demostrado con creces su amistad verdadera, y en la de todos los colaboradores del mismo, sin quienes no hubiera sido posible su realidad y su trayectoria.

Pero también debo decir que siempre tendrán mi apoyo incondicional y, si fuera preciso, volvería a saltar al ruedo en el momento necesario para lo que fuera menester.

Queridos amigos, también en la vida hay circunstancias personales y familiares que también contribuyen a la toma de decisiones en muchos sentidos. Y en mi caso, los que me conocen personalmente, conocen muchas de ellas.

Me has emocionado mucho Alberto con tu post (¡puñetero!), joven y valiente empresario emprendedor (¡enhorabuena por tu nombramiento!), aficionado cabal e independiente y hombre libre como Juan Pérez Alarcón. ¡Qué grandes sois ambos! Almería, Sevilla, Málaga ¡Menudo tridente! Lo mejor del tiempo que he estado llevando el blog son estas muestras de reconocimiento, pero también de amistad. Y la amistad es bien escaso hoy en día.

Queridos amigos, que seguramente seguís en la trinchera porque sois mejores aficionados que yo, o quizás también por vuestra envidiable juventud que os da sobradas fuerzas; ahora no, quizás más tarde. El tiempo y la Fiesta lo dirá.

Un fuerte y emocionado abrazo de vuestro amigo para siempre.
Pepe Pastor

malagueto1 dijo...

Somos muchos los que no queremos que nos abandone el Jefe Pastor.
Pero los que estamos a su lado y nos vemos casi a diario,sabemos las amarguras que le estan haciendo pasar esos canallas que se hacen llamar taurinos. Por decir la verdad y defender la Fiesta. Ya tendran su merecido y el que rie el último rie mejor. No van a durar simpre haciendo fechorías.
Cuando me comunicó su decisión el pasado viernes, fuí el primero en animarlo a hacer un descanso y que se olvide un poco de los sinsabores de estos dos años.

Creo conocerlo bien y estoy seguro que volverá. Así que esto sólo es un hasta luego.

Saludos

Anónimo dijo...

emm.. good text :)